• Horarios de Atención: Lun - Sab 8:00 - 19:00
Cl 46 4-104 L201 Montería, Córdoba

Categoría: MEDIO AMBIENTE

10 posts

En cinco entregas te explicaremos cómo. En esta introducción conocerás los elementos básicos de un kit de energía solar. Próximamente entraremos en detalle.

Distintos motivos pueden llevar a una persona a pensar en el uso de energías alternativas, limpias, renovables, o como más le guste llamarlas. El costo de la electricidad domiciliaria puede ser muy alto, los cortes en el suministro frecuentes o tal vez lo que se busque es la independencia energética.

Iniciarse en la energía solar es mucho más accesible de lo que se pueda pensar, tanto a nivel económico como técnico. Un pequeño kit para principiantes oscila los 200-300 dólares y su armado y puesta en funcionamiento son muy sencillos.

Vamos a dedicar esta introducción a la descripción de las partes que componen un kit de energía solar fotovoltaica, teniendo en cuenta un sistema súper básico para alimentar pequeños consumos, como un par de lámparas led, algún ventilador a 12 voltios o la carga de teléfonos celulares. Con el correr de las lecciones trabajaremos sobre la generación y almacenamiento de energía para alimentar cargas más pesadas como heladeras, televisores, ventiladores de pie o techo y otros electrodomésticos de uso diario.

El Sol se encuentra a aproximadamente 150 millones de kilómetros. Es la estrella más cercana a la Tierra. Teniendo en cuenta que la Luna está aproximadamente a 400 mil kilómetros, el Sol se halla a una distancia enorme, pero aun así sus rayos alcanzan la Tierra con mucha fuerza. En cuanto a su volumen, es 1.300.000 veces más grande que la Tierra, pero no así su masa, dado que debido a sus altas temperaturas, las capas exteriores del Sol se encuentran en formato gaseoso y es más el volumen a la vista que su masa.

Los paneles solares son el corazón de un sistema de energía solar fotovoltaica. Ellos se encargan de colectar la luz solar y transformarla en energía eléctrica. Los hay de distintas capacidades de producción, debido a su tamaño, a sus materiales y a su eficiencia. En la próxima entrega veremos en detalle cómo están compuestos y todo lo necesario para entender su funcionamiento.

Los reguladores funcionan como el cerebro de nuestro sistema de energía solar fotovoltaica. Ellos reciben la corriente continua desde los paneles y la regulan para que no supere los valores de salida establecidos. La carga de las baterías depende estrictamente de la energía que brinde el regulador, al igual que los dispositivos que queramos conectar.

Los hay de distintas capacidades, tamaños, marcas, modelos, etc., pero lo que comparten todos es que tienen una entrada para el panel solar o los paneles que hayamos conectado, una salida para cargar la batería y una salida para los dispositivos que conectemos, siempre respetando el voltaje y el amperaje que nuestro sistema puede brindar. Si algunos términos te resultan extraños o no sabes de qué se tratan, no te preocupes, vamos a describirlos uno por uno y todas tus dudas serán aclaradas. ¡Recién estamos comenzando, pero su conocimiento en el tema es mucho mayor que hace unos minutos!

El inversor de corriente cumple con la función de elevar la tensión desde los 12 voltios que ofrece nuestro sistema hasta los 220/110 voltios, según el país en el que nos encontremos. Nos ofrece la posibilidad de conectar aparatos de bajo o medio consumo, dependiendo de la cantidad de watts que puedan entregar nuestras baterías y la cantidad que pueda tolerar el inversor. En la próxima entrega desarrollaremos el tema con imágenes muy claras y algunos videos de apoyo.

En La Guajira se podría generar la energía que consume toda Colombia, según afirmó este año en Riohacha el ministro del Medio Ambiente Luis Gilberto Murillo, quien fue uno de los invitados del Primer Encuentro Internacional de Energías Alternativas que se llevó a cabo en esta capital.

«Esto pasaría si nos lo propusiéramos y se superan las barreras que existen», enfatizó el funcionario, quien especificó que este departamento dobla la oferta en energías alternativas a la que tiene el resto de Suramérica e incluso de otros países del mundo.

En consistencia con lo anterior y según un informe del Centro de Pensamiento Guajira360, el Atlas de Energía Eólica de Colombia, resalta que La intensidad de los vientos en la Alta Guajira convierte a la subregión en óptima para la generación energética.

Sus vientos alcanzan rangos entre los 5 m/s y 11 m/s durante todo el año, donde el mínimo permitido para estos fines es de 5 m/s.11 En complemento, el territorio cuenta con una experiencia probada y exitosa en este sector. Desde el año 2004 en el municipio de Uribia se encuentra en operación el Parque Eólico Jepírachi con una capacidad de 19 MW (megavatios), propiedad de Empresas Públicas de Medellín (EPM). Para el 2020 se tiene previsto la entrada de nuevos actores en el proceso de generación de energía eólica a mayor escala.
  
Una de esas barreras de las que habla el minambiente abarca el tema de regulación, en el cual, según funcionario se está trabajando ya que hay siete proyectos específicos que se han presentado a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales Anla para generar energía eólica y solar en La Guajira.

«Las iniciativas son de empresas muy importantes, incluso con capital externo, que suman entre 1.800 y 2.000 megavatios que serían generados desde esta región del país», explicó Murillo.

Otro de los inconvenientes es el que tiene que ver con la infraestructura porque se tendrían que instalar líneas de interconexión para que la energía salga y se distribuya.

Las financieras, según el funcionario, son fácilmente de superar «porque la tecnología ha ido avanzando y estas energías ya no son tas costosas de generar».

Para  el ministro, el tema de equidad también es importante, «para evitar malos ejemplos de proyectos en los que se genera energía y las comunidades no la tienen».

Dice que es una enorme oportunidad para La Guajira que le puede dar ejemplo al país, pero que se tiene que pensar en un esquema donde las comunidades, los municipios y el departamento puedan participar de manera justa.

Guajira360 asegura que de acuerdo al plan de expansión de generación de energía eólica diseñado por la UPME, se estima que en los próximos 5 años La Guajira aporte el 13% de la energía en la matriz de generación nacional, con una producción posible de 3.131 MW.

“Por sus perspectivas hacia el futuro en esta industria, es la joya de la corona. Con la aprobación y aplicación de la Ley 1715 de 2014, que regula la integración de las energías renovables no convencionales al Sistema Energético Nacional, se vienen creando incentivos para los inversionistas, que han incrementado las expectativas en el departamento en este sector”, indica el director del Centro de Pensamiento, Cesar Arismendi.

Agrega que de acuerdo a la UPME, en La Guajira se llevarán a cabo 9 proyectos nuevos con capacidad para generar 1.160 MW, (Ver tabla 2). ISAGEN es la empresa con el proyecto de mayor generación, el cual se localizaría en el municipio de Maicao con el Parque Eólico Guajira II el cual generará 376 megavatios , es decir, el 32.4% de los proyectos autorizados.

Para el Centro de Pensamiento otra de las barreras que se deben superar es  la inestabilidad política que ha vivido el departamento sumada a la falta de planes de gobiernos locales con énfasis en el sector. Ello genera un factor de riesgo en los procesos adelantados con los ejecutores de los proyectos eólicos.

En La Guajira benefician las comunidades con energía solar. El departamento de La Guajira ya da ejemplo en el uso de energías alternativas, sobre todo la solar, según afirmó el director de Corpoguajira, Luis Medina Toro.

Una muestra de esto es el proyecto que se ejecutó por parte de esta entidad en ocho comunidades wayuu de Riohacha, en las que se instaló un sistema para el suministro de agua potable a través de la perforación de pozos y la instalación de una bomba sumergible que funciona con energía solar, además de tanques elevados con redes para distribución a las rancherías.

«Esto conmueve, porque el agua es algo que anhelan estas comunidades y es muy satisfactorio llegar con estos proyectos para suministrárselas», manifestó el funcionario.

El costo del proyecto aprobado por la Ocad fue de $2.100 millones provenientes de regalías y fue llevado a cabo en conjunto con la administración distrital de Riohacha.

 
 

La empresa estudia la creación de áreas encargadas de investigación y desarrollo de proyectos, entre ellos los de generación alternativa con paneles solares. 

La electrificadora del Huila cumple 70 años. Su gerente, Hernando Ruiz, habló con Portafolio acerca de la situación de la empresa y de sus planes para llevar fluido de energía a los municipios más alejados del departamento.

¿Cómo está el Huila en electricidad en la zona rural y qué planes hay para mejorar la cobertura? 

El Huila es uno de los departamentos con mejor cobertura en la zona rural en el país. En este momento, la zona rural tiene una cobertura del 92%. Significa que tenemos todavía una tarea por cumplir que estamos enfocando básicamente con una estrategia de formulación de proyectos en coordinación con las alcaldías, con algunas empresas del sector, para presentar a la UPME y al Ministerio de Minas proyectos financiados por el Fondo a la Asistencia de la Electrificación Rural. Estamos avanzando para ampliar la cobertura de electrificación rural en Suaza, San Agustín, Palestina y Acevedo. También lo haremos en Saladoblanco, Aipe y, un poco después, en la zona rural de Neiva, para llegar al 100%. 

¿Ese 8% que falta es muy lejano y difícil el acceso? 

Sí. La electrificación rural tiene una característica y es que cada vez están más lejos las comunidades a atender. Entonces, la gente siempre está haciendo fincas más dentro de la montaña o más arriba. En la medida en que las familias crecen, los hijos empiezan a reclamar una tierra propia. Así que cada vez los proyectos convencionales, como los que tradicionalmente hemos vendido, salen más costosos desde el punto de vista de la solución por familia. Hay zonas rurales apartadas donde el costo de llevarles la energía es de $30 millones por familia, cuando el promedio nacional es de $10 millones. Si la solución energética está muy distante, utilizamos otro fondo que ya tenemos en Huila para solución solar en Villavieja. Son 159 familias en un proyecto de $3.600 millones con recursos oficiales del FAZNI, Fondo de Asistencia para Zonas no Interconectadas.

¿Qué se está haciendo en renovación de redes eléctricas? 

Es un problema nacional por la obsolescencia del cableado y las grandes distancias. Además, el Huila es muy rural y de áreas dispersas. Tenemos herencia de una postería en madera absolutamente arcaica, que además conlleva riesgos y la estamos reemplazando. En la zona rural la postería de madera es un 60%, inclusive hay centros urbanos con ella. Igualmente, trabajamos en cambiar el cableado por uno ecológico, que vale casi cuatro veces más que el actual. Estamos dedicando anualmente unos $7.000 millones a la sustitución de cable. 

¿El hecho de que Huila tenga dos grandes represas generadoras de energía (Betania y El Quimbo), beneficia a los usuarios en la tarifa?
 

En realidad, el Huila no tiene dos represas, las tiene Emgesa. Están aquí, pero no son del departamento ni de ElectroHuila. Es como decir que el petróleo que saca Hocol o alguna de estas firmas, es del Huila. Emgesa produce energía aprovechando esos dos embalses, pero nos la vende como cualquier otro generador. La región recibe regalías. 

Los usuarios también se quejan del costo de tarifa. ¿Es alto el del Huila?
 

Según XM, operador del Sistema Interconectado Nacional y administrador del mercado de energía mayorista de Colombia, de las 24 distribuidoras de energía en el país reportadas, ElectroHuila está ubicada entre el octavo y décimo puesto de menor a mayor tarifa.

¿De qué magnitud son las conexiones piratas? 

Estamos por encima del promedio nacional, que es de 12%. Tenemos el 13,83%. Estas pérdidas son producidas por fraude y conexiones ilegales. El objetivo de este año es bajarlo a 13,52%, y a la vuelta de unos años bordear el 10%. 

¿Cómo es el estado de la cartera? 

Los huilenses son los mejores pagadores del país en materia de energía eléctrica. Sin embargo, estamos siempre trabajando en justificarle al usuario esa buena voluntad de pago por la vía de calidad del servicio. 

Usted habló de un proyecto de energía solar en el desierto La Tatacoa, ¿están pensando en energía alternativa? 

Totalmente. Le he presentado a la junta directiva una propuesta de reestructuración orgánica de la entidad, en donde les estoy pidiendo básicamente que construyamos unas nuevas áreas dentro de ElectroHuila encargadas únicamente de investigación y desarrollo de nuevos proyectos, entre los cuales el más importante es el de empezar a generar, aprovechando energía solar y biomasa, no tanto la eólica; además para facilitar que haya proyectos de autogeneración. 

¿La empresa está pensando en proyectos de generación hidráulica? 

Ojalá pudiéramos generar y usufructuar ese potencial hidroeléctrico. Hay un estudio sobre once cuencas y micro-cuencas con análisis de flujo de caudales y nos da para que, aprovechando mínimamente esas caídas de agua con producción a filo de agua y no con embalses, el Huila podría generar tanta energía como la que se saca de El Quimbo, y esa energía sí sería nuestra. Se podría dar una asociación departamento-municipios y 
ElectroHuila para hacer pequeñas centrales hidroeléctricas en la región. 

Hay una reacción social muy fuerte al hecho de tocar el agua para generar energía, así el proyecto sea a filo de agua, y por ello no haya ningún deterioro; por el contrario, se oxigena más. Esta reacción social ha impedido que ElectroHuila y la región en su conjunto gocen de ese potencial hidroeléctrico, que es una de las fortalezas que tenemos, y que en otros departamentos como Antioquia, por ejemplo, ha sido la razón de su desarrollo industrial.

La Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) expidió la reglamentación para aplicar el incentivo tributario a los proyectos de eficiencia energética que estableció la reforma tributaria de 2016.

La Upme, entidad que hace parte del Ministerio de Minas y Energía, expidió esta semana la reglamentación para excluir del IVA la compra de elementos, equipos y maquinaria tanto nacional como importada que utilicen las empresas para proyectos de eficiencia energética, tal como lo establece la reforma tributaria aprobada en diciembre.

De acuerdo con la entidad, las empresas interesadas en beneficiarse de esta exención tendrán que tramitar su solicitud ante la Upme, quien les entregará un concepto técnico, para llevar a cabo el proceso en la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) que será la entidad encargada de la certificación de beneficio ambiental con la que finalmente se podrá acceder al beneficio.

El ministro de Minas, Germán Arce, señaló que “con esta iniciativa promovemos el uso racional y eficiente de la energía, que contribuya a asegurar el abastecimiento energético pleno y oportuno, la competitividad de la economía colombiana, la protección al consumidor y la promoción del uso de energías sostenibles”.

La Upme espera que el nuevo incentivo tributario promueva la creación de proyectos dentro de los sectores residencial, industria, terciario y transporte que a su vez lleven al uso de vehículos con cero y bajas emisiones, así como mejorar la combustión industrial, las edificaciones eficientes en energía, la iluminación LED y los sistemas de gestión de la energía.

Ricardo Ramírez, director encargado de la Upme, pidió a las empresas “presentar sus proyectos para seguir incrementando la productividad y competitividad del país, de la mano de un desarrollo sostenible que contribuya a alcanzar las metas de Colombia ante el Acuerdo de París”.

Gobernación, Emcali, academia y privados, con proyectos para producción de electricidad.

Crear una empresa pública de energía, universitarios de más de una decena de países que acondicionaron una ‘comunidad solar, la instalación en Yumbo de la mayor planta fotovoltaica del país y más hogares en el oriente de la capital del Valle que tienen el Sol como su base energética.

 
 

Son ejemplos de las iniciativas en desarrollo para la generación de energía en el Valle del Cauca, apuestas del sector público y privado, diferentes a la generación a partir de hidroeléctricas.

El más reciente paso lo dio la Asamblea del Valle donde en primer debate se aprobaron facultades para que la gobernadora Dilian Francisca Toro constituya, con un socio estratégico, la Empresa de Energía Pública del Valle.

El diputado ponente, Manuel Torres, expresó que será una sociedad de economía mixta. “Nos referimos a la energía solar, a la que tiene que ver con el mar, con la que generan los residuos del bagazo y todo lo que tenga que ver con renovables”, anotó. 

Una vez sancionado por la Gobernadora se debe iniciar la consecución de socios privados y forma de asociación. El departamento tendría el 51 por ciento.

Atender la creciente demanda y cubrir zonas apartadas con la incorporación de fuentes renovables como la solar, eólica y biomasa y disminuir la dependencia del departamento de la energía generada en otras partes del país son tareas.

En Yumbo, está en ejecución el complejo Celsia Solar, presentada como la planta de generación de energía fotovoltaica más grande de Colombia, con 35.000 módulos solares. Se estima una inversión de 33.000 millones de pesos. Ocupa un área de 18 hectáreas.

Julián Cadavid, del área de Transmisión y Distribución de Celsia -empresa del Grupo Argos, que adelanta el proyecto- indicó que se espera que esté en operación en el tercer trimestre de este año. Su capacidad será de 9.9 MW para abastecer unas 8.000 familias. 

Otro proyecto de Celsia va de la mano de la Universidad Autónoma de Occidente, en el sur de Cali, para ampliar la generación fotovoltaica con el que cuenta ese campus universitario.

Son 1.546 módulos instalados con la ampliación pasando su capacidad de generación de 150 a 402 kWp (kilovatios hora pico) y pasa del 5 al 14,8 por ciento de la atención de la demanda.

Y la academia hace su aporte. El profesor Julien Wist, investigador en la Universidad del Valle, destaca que “Colombia tiene una enorme oportunidad y una tarea pendiente. Una oportunidad porque es fácil imaginarse a una Colombia energéticamente autónoma usando recursos renovables. Una tarea pendiente, porque no ha arrancado aún la revolución solar en el país”…

Y señala que por ello se hizo el Decatlón Solar 2015 que se llevó a cabo en el campus de Univalle en Cali, y una nueva edición se realizará en junio de 2018 en el mismo lugar.

Es una competencia académica internacional en la que 20 equipos con 20 integrantes cada uno deben diseñar y construir cada uno vivienda atendiendo 10 pruebas, una de ellas la autosuficiencia energética con el sol como fuente.

Univalle junto con la Gobernación financian un Laboratorio Urbano Rural y Regional que estará al lado de la villa solar.

Además, Univalle participa en la convocatoria Colombia Científica de Colciencias en el nodo energía sobre microrredes, que permitiría llevar energía a lugares de difícil acceso.

Proyectos de Emcali

Voceros indicaron que este año se espera aumentar de 5 a 55 los hogares de sectores populares abastecidos con energía fotovoltaica, proyecto que hace dos años se adelanta en Potrero Grande, del Distrito de Aguablanca, en el oriente de Cali. 

Y en el predio Salento, en Mulaló (Yumbo) se tendría una granja solar. “La capacidad objetivo es de 70 megavatios y primer tramo será de 10 megavatios y una inversión inicial de diez millones de dólares”, se indicó. 

Generación a partir de aceite de cocina de los hogares, que cada tiempo se debe recoger de las redes de alcantarillado, resíduos de la poda de árboles que afectan las redes eléctricas y el lodo que resulta de las plantas de potabilización ded agua, aparecen entre posibles fuentes de plantas en estudio.

Enfriar el aire con agua caliente. Ese es el principio que aplicaron investigadores de la Universidad Pontifica Bolivariana (UPB) para desarrollar un sistema de climatización de edificaciones que funciona con energía solar térmica.

¿Cómo funciona? Según César Isaza, docente investigador de la Facultad de Ingeniería Mecánica de la UPB, hay dos opciones para usar la energía solar en sistemas de enfriamiento. La primera es usar energía solar fotovoltaica, la cual capta la radiación solar con paneles y sirve para mover los motores de un aire acondicionado convencional.

 

La otra es la que usaron en el piloto realizado en el bloque 24 de la UPB con un ciclo de refrigeración por absorción. El funcionamiento del sistema de climatización aprovecha la energía solar mediante el uso de colectores solares térmicos, dispositivos ubicados en el techo del edificio que sirven para calentar agua a temperaturas que oscilan entre 40 °C y 50 °C.

“Un sistema convencional mueve un compresor, y esto gasta mucha energía; en este caso lo que se hace es aprovechar el calor para calentar una mezcla de bromuro de litio y agua. Al calentar el agua, esta se evapora a alta presión, y ese vapor luego se condensa y pasa a estado líquido para absorber el calor del lugar que voy a enfriar”, explicó Isaza.

La temperatura de agua helada que necesita un sistema de aire acondicionado convencional es de 7 °C, con lo que se logra una temperatura del ambiente de 22 °C, el promedio para enfriar un edificio.

Sin embargo, en la UPB combinaron otras tecnologías para que el sistema fuera más eficiente. “Para este caso usamos un techo radiante y esterillas de agua que se pegan al techo, por donde circula agua helada, que va a hacer las veces de sistema de enfriamiento dentro del edificio. Por esta razón, no es necesario alcanzar una temperatura del agua de 7 °C, sino que trabajamos alrededor de 10 °C a 12 °C, lo que hace que el sistema consuma menos energía”, contó el investigador.

Con esto se apuesta a optimizar los recursos, y contribuye a la construcción de edificaciones sostenibles con proyectos que sean aplicables a mediano y largo plazo para lograr construcciones con menor dependencia de la red de energía eléctrica.

Francia inaugura la primera carretera solar del mundo

Unos 1.000 kilómetros están cubiertos por placas fotovoltaicas capaces de producir energía para cubrir la iluminación de los espacios públicos de una ciudad de 5.000 habitantes

La generación de energía solar fotovoltaica está tomando un fuerte impulso, luego de que hace unos meses la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) expidiera una reglamentación que hacía falta para poner en marcha la adopción de proyectos, cuyo principal atractivo son los incentivos tributarios a través de deducciones y descuentos en las obligaciones de renta, IVA y aranceles.

El director de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), Jorge Valencia, reveló que en los últimos dos meses la entidad a su cargo ha atendido un número importante de solicitudes para la puesta en marcha de paneles solares para la producción y autoconsumo de energía, principalmente por parte del sector industrial y comercial.

Entre septiembre y octubre a la entidad llegaron alrededor de 70 solicitudes para la inscripción de proyectos de generación con fuentes renovables no convencionales, de las cuales 50 contemplan la utilización de paneles solares y que, en su mayoría, corresponden a iniciativas de empresas del sector comercio y de la pequeña y mediana empresa (pymes)

De acuerdo con el funcionario, en cumplimiento de la Ley 1715 del 2014, o Ley de Energías Renovables, la Upme debe expedir un certificado que acredite que los proyectos enviaron la información técnica requerida, el cual el beneficiario presenta a la ventanilla única de comercio exterior para el caso de los aranceles y a la Dian, como soporte de las deducciones en la declaración de renta y en el IVA.

“En las últimas semanas ha habido un auge importante de solicitudes de certificación de incentivos tributarios y creemos que va a seguir siendo así, porque hasta hace un mes y medio o dos meses no estaban», señaló Valencia.

Los proyectos solares radicados ante la entidad buscan reducir el consumo de energía del Sistema Interconectado Nacional (SIN) entre el 25 y el 30 por ciento diario aproximadamente, ya que en algunos casos se instalan para que el ahorro sea en promedio del 15 por ciento, debido a que la curva de producción está entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde.

No obstante, en el caso de la región Caribe hay una mayor ventaja y potencial, no solo porque la exposición al sol es mayor, sino porque hay mayor consumo de aire acondicionado, refrigeración y ventilación durante las horas del día.

Y aunque bajo la Ley 1715 del 2014 quienes generan su propia energía pueden vender los excedentes al sistema, en las solicitudes que se han recibido la mayoría pretende generar su propia electricidad. “Ha habido solicitudes de casas, pero el auge es en industria y comercio, aunque también en instituciones educativas”, indicó el director del Upme.

Alejandro Lucio, director de la Asociación Colombiana de Energías Renovables (SER Colombia), destacó que en los últimos meses se ha avanzado mucho en la reglamentación de la Ley 1715, y que si bien faltan algunos detalles para la implementación de proyectos inferiores a 1 megavatio, esto no imposibilita la viabilidad de los proyectos.

‘Es muy rentable’

Sin acceder todavía a los beneficios tributarios, pues el proyecto de generación solar lo inició antes de que se reglamentara la Ley de Energías Renovables, un caso de los beneficios económicos y ambientales por la generación solar de energía es del centro comercial Plaza de las Américas, localizado en el suroccidente de Bogotá, que se financió mediante un ahorro que se hizo durante varios años.

La gerente general de este centro comercial, Ana Isabel Coba, cuenta que la idea surgió pensando en un beneficio ambiental y económico a través de la reducción del consumo, antes de que la Ley 1715 estuviera implementada.

Mientras Plaza de las Américas busca cómo lograr el beneficio tributario, la directiva indica que en su caso la inversión es muy rentable, toda vez que se compraron equipos con una tecnología que dura por lo menos 20 años, pero la inversión se recupera en siete años aproximadamente, lo cual quiere decir que durante 13 años le saldrá gratis en promedio el 13 por ciento de la energía que consume a diario.

“Aproximadamente en promedio el ahorro es del 13 por ciento de lo que nos cuesta la factura mensual. Hay meses del 15 por ciento, otros del 12 por ciento”, indica Coba al explicar que durante el pasado fenómeno del Niño tuvieron niveles de generación de energía por encima de los esperados.

La planta solar de Plaza de la Américas tiene una capacidad de generación de energía de 22.000 kilovatios, pero en enero pasado, uno de lo meses más fuertes del fenómeno del Niño, se produjeron 26.000 kilovatios al día, que equivalen al consumo de un conjunto residencial de unas 200 casas.

En dinero, las cuentas de este centro comercial muestran que al mes se paga una factura mensual de luz entre 60 y 65 millones de pesos, pero a través de energía solar se están ahorrando entre 10 y 13 millones de pesos.

“Esto es muy rentable, porque es energía gratis en un 13 por ciento durante 13 años y además ahorramos la emisión de 100 toneladas al año de CO2 al medioambiente”, indicó Coba.

Hábitos difíciles de saber

El director de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), Jorge Valencia, aseguró que es muy complejo establecer con certeza las causas para que los usuarios tengan un menor consumo de luz eléctrica, pues si bien hay un efecto de la campaña de ahorro con la que se evitó un racionamiento este año, no hay mecanismos para establecer las variaciones que está teniendo la demanda.

“No sabemos hoy con certeza si el cambio es estructural o temporal y si se recuperará el año siguiente”, indicó.

Por ello, la Upme está planteando normas para que la autoproducción de energía se reporte al sistema, para saber cuánto se está consumiendo ahí, lo cual sirve para proyectar la demanda, que es la base para aprobar nuevos proyectos, como la construcción de plantas hidroeléctricas, térmicas o de energías renovables no convencionales.

En Montería, Harán primer acueducto con energía solar de Colombia

Aún no está definido el monto que tendrá la inversión, ni el lugar exacto donde será instalado, sin embargo, Findeter definió que Montería será el municipio piloto para instalar el primer proyecto de acueducto rural sostenible con energías limpias del país.
 
Diana Patricia Marrugo, secretaria de Infraestructura de la capital de Córdoba, afirma que la entidad se encuentra realizando actualmente los estudios para definir cuál de los 28 corregimientos será pionero con este sistema. “Sólo van a escoger dos sectores, en los que no haya acueducto y que tengan una fuente hídrica cercana. Quieren hacerlo con paneles solares para que el sistema sea autosostenible”, explicó.
 
La funcionaria agregó que lo que buscan con este proyecto es bajar los costos del servicio de acueducto para las comunidades campesinas, pues al no tener que pagar energía eléctrica para el uso de las motobombas podrán contar con un sistema que no perjudicará el entorno y que dependerá de la naturaleza. “Estos paneles serían las motobombas”, puntualiza ella.
 
Indica que hay corregimientos con hasta 500 familias, por lo que la inversión en los paneles tendrá que ser proporcional a la demanda de líquido presente en la población. Esta alternativa es para José Pérez, habitante del corregimiento Las Palomas, una oportunidad para llevar agua de buena calidad a las poblaciones que no cuentan siquiera con pozos subterráneos. “Aquí se sufre porque tenemos sistemas muy básicos para abastecernos”, dice.
LA NUEVA PLANTA ESTARÁ LISTA EN SEPTIEMBRE

La granja de energía solar más grande de Colombia

El proyecto Celsia Solar, ubicado en Yumbo (Valle del Cauca), les suministrará energía a 8.000 viviendas y contará con 35.000 paneles que evitarán la emisión de unas 6.600 toneladas de CO2 al año.

Si el motor de desarrollo del pasado fueron los combustibles fósiles, hoy lo son las energías renovables. Al menos así quedó planteado en el Acuerdo de Cambio Climático firmado en París en el 2015. Tal vez, se atrevieron a decir algunos medios internacionales, el cambio más significativo que afectaría a América Latina en el futuro sería dejar de usar fuentes de energía fósiles (como petróleo, gas y carbón) para volver la mirada hacia las energías renovables.

Ese reto era mayúsculo para la región porque Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo y Colombia, México, Perú y Bolivia dependen del consumo de gasolina y gas.

A pesar de esto, en Colombia ya hay un camino adelantado en energías renovables. Así lo demostró el anuncio hecho durante esta semana sobre el proyecto Celsia Solar, una granja de 35.000 paneles solares en un terreno de 18 hectáreas. El proyecto, que tuvo un costo de US$11 millones, estará ubicado en Yumbo (Valle), comenzará a construirse en marzo y estará listo en seis meses.

Después de cuatro años de estudios de generación de energía a partir de la radiación solar, Celsia aseguró que se trata del primer proyecto de un plan de inversiones en energía solar liderado por la compañía de energía de Grupo Argos. La ambiciosa apuesta generará aproximadamente 16 GWh al año, lo que equivale al consumo básico mensual de energía de 8.000 viviendas.

Lo curioso es que esta inmensa granja solar, considerada la más extensa del país, se alzará sobre el terreno en el que hace casi 20 años operaba la planta térmica a base de carbón Termoyumbo. Para Ricardo Sierra, presidente de Celsia, este hecho es simbólico porque significa “la transición de la producción con un combustible fósil al futuro de las energías renovables”. Y añadió que “significa también que es fundamental contar con diferentes fuentes de generación para entregarle al país la matriz energética que necesita para su desarrollo, aprovechando la increíble diversidad de recursos con los que cuenta”.

Diversificar la matriz energética es una de las prioridades que debe tener el país en mente. Según la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME), la energía eléctrica es mayoritariamente limpia: 70 % hidráulica, 30 % térmica y 0,6 % son fuentes de energías renovables no convencionales. Esto ha posicionado a Colombia como uno de los sistemas eléctricos ambientalmente más sostenibles del mundo, de acuerdo con el EnergyTrilema Index 2015.

Sin embargo, no nos podemos fiar de este reconocimiento porque, al ser dependientes del agua, los fenómenos de variabilidad climática como El Niño o La Niña afectan el sistema por abundancia o por escasez. De hecho, durante el último fenómeno de El Niño, Colombia tuvo que enfrentar una de sus peores sequías en la historia. Los niveles de los embalses bajaron a tal punto que el país se vio obligado a prender las centrales térmicas, aumentar sus emisiones de carbono y dejar de ser un sistema limpio.

Para evitar ese estancamiento, una matriz energética diversa daría pie para abastecer la demanda necesaria cumpliendo con los objetivos ambientales del planeta. Con la Ley 1715 de 2014, Colombia dio el primer paso en esa dirección apuntándole a la inclusión de las renovables.

Como le dijo Sierra a El Espectador, esta ley es un hito para el sector eléctrico colombiano y tiene pros y contras. Para él, aunque la ley está bien orientada y recoge las mejores prácticas utilizadas en otros países, la aplicación de los beneficios tributarios establecidos es un compleja.

“Hemos identificado la necesidad de simplificar los procedimientos para que se puedan materializar oportunamente. Para ello es necesario racionalizar los requisitos de información en la etapa de preconstrucción y establecer un procedimiento único y centralizado ante el Estado, en cabeza de la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME)”, comentó Sierra.

Desde que Celsia arrancó los estudios para trabajar en energía solar con proyectos a pequeña escala descubrió, como comentó Ricardo Sierra, su presidente, que era un aprendizaje. Dijo que hoy prácticamente todo hay que importarlo, tanto en bienes como en servicios, pero han estado llegando al país enlaces comerciales y técnicos para el suministro de equipos y de personal especializado. “Se percibe que en el corto plazo ya se puede desencadenar una serie de proyectos en escala con tecnología mayor y con recursos nacionales”, aseguró.

Este tipo de proyectos son nuevos en el país, y si Colombia sigue rezagada en este campo es porque posiblemente no existen muchos incentivos al sector privado. Entonces el interés de las empresas privadas para meterles el diente a estos procesos es, como aclaró Sierra a El Espectador, lograr el entendimiento de las entidades para aprobarlos y permitir su ejecución. “Sucede diferente en el caso de las hídricas, donde la regulación, para su construcción, ya está totalmente procedimentada”.

Hoy Celsia dio ese salto y empezará a entregarles a sus clientes energía generada por el sol, un recurso abundante gracias a la privilegiada ubicación del país. En el proceso de construcción de Celsia Solar Yumbo trabajarán alrededor de 60 personas y cuando esté terminada, la operación demandará un equipo cercano a 10 personas.

“Con esta primera granja solar buscamos adquirir capacidades para el desarrollo de proyectos fotovoltaicos a gran escala en Colombia, Panamá y otros países de la región”, explicó Carlos Salazar, líder de ingeniería para el desarrollo de la compañía.

La inmensa granja, que ahorrará la emisión de unas 6.600 toneladas de CO2 a la atmósfera, se alinea con las buenas noticias que se han registrado en los últimos años sobre el clima mundial: las energías renovables registraron en 2015 un crecimiento récord de 8 % y los precios bajos del petróleo frenan las inversiones costosas de los grupos petroleros. En China, el consumo bajó en 2014 y 2015, a raíz de la desaceleración de la economía, pero también de la voluntad del Gobierno de luchar contra la contaminación del aire. No en vano, Pekín anunció recientemente la suspensión de casi todos los proyectos de centrales que operan con carbón.

Y en el país faltará que más empresas pasen del aprendizaje a la apropiación, como concluyó el presidente de Celsia, Ricardo Sierra. “El hecho de que estemos contando la noticia de Celsia significa que ya hay empresas listas, como nosotros, para liderar la penetración de estas nuevas energías en el país”.