Warning: Use of undefined constant ‘WP_DEBUG’ - assumed '‘WP_DEBUG’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-config.php on line 11

Warning: session_start(): Cannot start session when headers already sent in /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-content/plugins/unyson/framework/includes/hooks.php on line 258
creativoandisol, autor en Solenergetica - Página 3 de 3
  • Horarios de Atención: Lun - Sab 8:00 - 19:00
Cl 46 4-104 L201 Montería, Córdoba

Autor: creativoandisol

29 posts

Solenergética lider en ecotecnologías el pasado 28 de marzo del 2017, realizo un taller de Energia Solar Fotovoltaica en el auditorio de la Universidad del Sinú en la ciudad de Montería donde profesionales, estudiantes de ingenieria eléctrica, hicieron participes de esta capacitación la cual lo que se quiere fomentar es nuevos tecnicos para que puedan instalar y entender todo sobre la energia solar y fotovoltaica

En Montería, Harán primer acueducto con energía solar de Colombia

Aún no está definido el monto que tendrá la inversión, ni el lugar exacto donde será instalado, sin embargo, Findeter definió que Montería será el municipio piloto para instalar el primer proyecto de acueducto rural sostenible con energías limpias del país.
 
Diana Patricia Marrugo, secretaria de Infraestructura de la capital de Córdoba, afirma que la entidad se encuentra realizando actualmente los estudios para definir cuál de los 28 corregimientos será pionero con este sistema. “Sólo van a escoger dos sectores, en los que no haya acueducto y que tengan una fuente hídrica cercana. Quieren hacerlo con paneles solares para que el sistema sea autosostenible”, explicó.
 
La funcionaria agregó que lo que buscan con este proyecto es bajar los costos del servicio de acueducto para las comunidades campesinas, pues al no tener que pagar energía eléctrica para el uso de las motobombas podrán contar con un sistema que no perjudicará el entorno y que dependerá de la naturaleza. “Estos paneles serían las motobombas”, puntualiza ella.
 
Indica que hay corregimientos con hasta 500 familias, por lo que la inversión en los paneles tendrá que ser proporcional a la demanda de líquido presente en la población. Esta alternativa es para José Pérez, habitante del corregimiento Las Palomas, una oportunidad para llevar agua de buena calidad a las poblaciones que no cuentan siquiera con pozos subterráneos. “Aquí se sufre porque tenemos sistemas muy básicos para abastecernos”, dice.

Por decreto el Gobierno declaró el 2017 como “año de las energías renovables”

Con la firma del presidente Mauricio Macri y el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, el Decreto 9/2017 establece que este año, el 2017, es para el Gobierno el de “las energías renovables”. ¿Qué implica? Una muestra del interés del Poder Ejecutivo para avanzar en la diversificación de la matriz.

La industria de las energías limpias le ha dado al Gobierno de Cambiemos quizás la mayor alegría en su primer año de gestión: compromisos de inversión por 4.000 millones de dólares, a través de 59 proyectos entre parques eólicos, solares, centrales de biogás y biomasa, además de pequeños aprovechamientos de hidroeléctricos.

A pesar de la apertura comercial de Argentina, fue uno de los pocos rubros que recibió inversiones directas extranjeras, tal como esperaba el propio Macri. Y es quizás una de las actividades con mayor perspectivas de crecimiento, por los desafíos que presenta la Ley 27.191, que obliga al 2025 que la matriz energética esté compuesta en un 20 por ciento por fuentes renovables.

La idea es que este aluvión se repita este año y a la vez garantizar el proceso de las actuales subastas.

De hecho, el Decreto se publica justo en la semana en que los adjudicatarios de las licitaciones lanzadas en el marco del Programa “RenovAr” tienen que firmar los contratos para la compra de energía con la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (CAMMESA).

Se trata sin dudas de una señal al mercado, en un contexto marcado por las dificultades para acceder al financiamiento, directamente desde el Poder Ejecutivo.

El artículo 2 dispone que “durante el Año 2017, toda la documentación oficial de la Administración Pública Nacional, centralizada y descentralizada, así como en los Entes autárquicos dependientes de ésta, deberá llevar la leyenda “2017 – AÑO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES”.

“Durante el año 2016 se llevaron adelante numerosas acciones tendientes a incentivar la inversión a gran escala en el sector de energías renovables”, fundamenta el Decreto.

Y plantea que “que en esta línea, durante el año 2017, se prevé avanzar en la realización de las obras necesarias para comenzar a disfrutar de nuevas fuentes de energía limpia y amigable con el ambiente, que resultan indispensables para el desarrollo del país”.

En tanto, el Poder Ejecutivo se compromete a auspiciar actividades, seminarios, conferencias y programas educativos que contribuyan a la difusión en el país de diferentes aspectos relativos al desarrollo y uso de las energías renovables.

“En virtud de lo expresado en los considerandos anteriores, corresponde resaltar y difundir en el año 2017 la importancia del uso de las energías renovables para el desarrollo del país, en un ambiente sustentable”, valoraron Mauricio Macri y Marcos Peña.

Gobierno emite decreto para la generación de energía a pequeña escala

La legislación aplica aquellos autogeneradores con capacidad instalada menor a 1MW.

El Gobierno expidió el decreto sobre los lineamientos de política pública en materia de gestión eficiente de la energía y entrega de excedentes de autogeneración a pequeña escala.

Frente a esto el ministro de Minas y Energía, Germán Arce Zapata, explicó que “con este decreto incentivamos la autogeneración a pequeña escala en el país, con la eliminación de la obligación de suscribir contratos de respaldo de red para los autogeneradores con capacidad instalada menor a 100 KW, entre los cuales se incluyen usuarios residenciales, comerciales y pequeña industria que generen su propia energía con páneles solares, entre otras tecnologías”.

A través de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) se determinarán los mecanismos simplificados de conexión, medición y comercialización para facilitar la venta de los excedentes de los usuarios que sean autogeneradores con capacidad instalada menor a 1MW.

El Ministerio asegura que con esta definición el sector avanza en la integración de nuevas tecnologías, dando lineamientos respecto a los sistemas de medición avanzada, en línea con una visión de red eléctrica inteligente.

Asimismo, se busca promover la gestión eficiente de la energía en el sistema eléctrico, recibir la información de la demanda y enviar información a los usuarios para que puedan hacer una mejor utilización de la energía y mejorar su bienestar. 

El país empieza a pensar en las energías alternativas.

El Gobierno reglamentó parte de una ley que incentiva autogeneración y venta de excedentes a la red.

La legislación aplica aquellos autogeneradores con capacidad instalada menor a 1MW.

11:01 p.m. | 8 de mayo de 2016

Del “fantasma del apagón”, como lo llamó el presidente Juan Manuel Santos, no solo nos salvó el ahorro de energía en casas y empresas, sino la capacidad que tienen algunas industrias para generar electricidad, incluso más de la que necesitan.

La crisis por el fenómeno del Niño hizo que, por primera vez, estas compañías le vendieran cantidades representativas de sus excedentes de energía al Sistema Interconectado Nacional (SIN). Aunque desde el 2014 una ley definió el marco normativo para promover las energías no convencionales, apenas el 6 de marzo de este año la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) reglamentó los lineamientos para que industrias de diversos sectores, que producen su propia energía, pudieran vender sus excedentes a precio de bolsa, que sube en épocas de sequía.

Antes de la norma, estos cogeneradores (como se les conoce en el sistema) que en marzo produjeron 56,34 gigavatios –el equivalente al 1,01 por ciento de la demanda total de ese mes– no tenían incentivos para comercializar la energía que les sobraba.En mayo del 2014 se aprobó en el Congreso de la República la Ley 1715, que establece un marco jurídico para incentivar y promover las energías no convencionales en el país, pues en Colombia el 70 por ciento de la energía viene de las hidroeléctricas y el respaldo lo dan las termoeléctricas.

“Hace muy poco, la (Creg) sacó la resolución que reglamenta ese artículo de la Ley 1715 para que los industriales, como Argos, vendan sus excedentes”, asegura Amylkar Acosta, exministro de Minas y Energía y quien promovió la ley.

La norma definió que el Ministerio de Minas y Energía debía expedir, dentro de los doce meses siguientes, los lineamientos de política energética. La Creg, por su parte, quedó con la obligación de establecer los procedimientos para la conexión, operación, respaldo y comercialización de la energía proveniente del sector industrial, mientras que la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) tenía que definir el límite de potencia máxima de la autogeneración.

Como la ley no está reglamentada por completo, “las decisiones de inversión están paradas mientras se espera que se termine de reglamentar”, dice Andrés Taboada, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana de Energía.

El Ministerio cumplió con su parte en diciembre del 2014, pero solo a principios de marzo de este año la Creg les dio la posibilidad a los cogeneradores, a través de la resolución 025, de vender sus excedentes a precio de bolsa, ya que antes solo les reconocían el precio de escasez, un límite que bajó de nivel por la caída de los precios del petróleo.

“Consideramos que estos incentivos representarán ahorros importantes en la inversión, los cuales pueden estar entre el 15 por ciento y el 30 por ciento de los costos de esta”, asegura el Ministerio de Minas.

Además de los beneficios, ya está en vigencia la exoneración del pago de aranceles a los interesados en importar los equipos para el montaje de una planta solar u otras de energías no convencionales, como la eólica (aprovechando el viento).

Para ello, cuando se presenta un proyecto ante el Ministerio de Minas y Energía, la entidad expide un certificado y, con el documento, el interesado puede quedar exento de pagar el IVA y los aranceles.

Hasta el jueves pasado, la Upme aprobó el primer proyecto de energías limpias favorecido por los incentivos de la Ley 1715. La empresa beneficiaria, Synkrom Solar, ubicada en Buga (Valle del Cauca), quedó exenta del IVA de 400 paneles solares, con una potencia de 111 kilovatios.

Sin embargo, conocedores del sector energético, como Azahara López, presidenta de la Asociación de Energías Renovables (SerColombia), asegura que la medida no es suficiente para llegar a un modelo energético viable.

“Evidentemente, con los incentivos fiscales, el decreto de autogeneración, venta de excedentes y toda la parte de zonas no interconectadas es un apoyo importante. Pero no es que gracias a la 1715 se consiga que penetren las renovables en la matriz del país. Faltan ajustes de política energética y regulatorios”, dijo.

Otro aspecto que destacan expertos como López o Rodrigo Castellanos, gerente general de Derivex, empresa especializada en el mercado de derivados de commodities energéticos, es que, además de hacer unos marcos regulatorios más robustos, hay que replantear el modelo.

“La Ley 1715 da un incentivo de carácter tributario, pero lo que se requiere para que las renovables se desarrollen es que haya un cambio en la estructura con la que se genera la expansión del sistema”, señaló.

Por ejemplo, según explica Castellanos, el mecanismo que utilizan otros países para desarrollar este tipo de tecnologías, además de los subsidios, es asegurar los ingresos de largo plazo para que las inversiones tengan sentido.

Así, los modelos energéticos de países como China o Estados Unidos garantizan que aquellas empresas o particulares que inviertan en estos proyectos consigan que sea un negocio viable.

Autogeneradores

Grandes empresas como Cementos Argos, Cémex, Cartón de Colombia y Ecopetrol ya optaron por la autogeneración y cogeneración de energías alternativas (renovables y no renovables).

Cementos Argos, por ejemplo, está generando el 85 por ciento de la energía que consume y le entregó al SIN unos 30 megavatios que, sumados al ahorro en sus instalaciones, implicaron el 10 por ciento de la meta de ahorro nacional. En la recién inaugurada planta de Neiva, la empresa hace uso de la energía solar para iluminar las oficinas.

Ecopetrol es otra de las empresas autogeneradoras. El grupo y sus socios y filiales le aportaron 57,5 megavatios al sistema, lo que equivale a menos del uno por ciento del consumo diario nacional. Sus plantas están ubicadas en las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena. Además, está construyendo 13 plantas de autogeneración en los campos de Cantagallo, Yariguí, Casabe, Tibú y El Centro, entre otros.

Asimismo, compañías dedicadas a la generación y comercialización de energía como Celsia, filial del Grupo Argos, están invirtiendo en proyectos de energías limpias. “Hace dos años, en nuestra sede en Yumbo construimos uno de los laboratorios de energía solar más grande de Colombia. Hoy hemos instalado paneles en algunas ciudades de Colombia. Además, buscamos tener en el mediano plazo 250 megavatios instalados de energía solar en Colombia y Panamá en nuestras granjas solares”, señala la empresa.

Pero no solo las grandes compañías son autogeneradoras; las instituciones educativas, fundaciones sin ánimo de lucro y pequeñas empresas dedicadas a promover las energías no convencionales en Colombia también lo hacen. El Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), en alianza con la empresa Sunset Solar, instaló dos plantas fotovoltaicas: una en el Centro de Electricidad, Electrónica y Telecomunicaciones (Ceet) de Bogotá y la otra en el Centro Regional, en Puerto Carreño (Vichada).

A su turno, organizaciones sin ánimo de lucro como la Fundación Centro de Entrenamiento de Energías Renovables (Funcener) también están generando su propia energía. Por ejemplo, su sede de operaciones es, en su mayoría, abastecida por paneles solares y una turbina eólica.

Y si bien Colombia tiene mucho por hacer para alcanzar a líderes en energías limpias, la Ley 1715 y la última resolución de la Creg son pasos para que el país las adopte.

Fuentes de generación renovables

Aunque las fuentes de energía más exploradas en el país son la eólica y la solar, hay otras que también pueden ser una opción confiable. La Ley 1715 contempla estos tipos de energía y quiere impulsar su desarrollo:

Biomasa: es la energía obtenida a partir de desechos orgánicos. En Colombia, los ingenios del Valle y los palmicultores procesan los desechos derivados de su producción para generar energía. Su capacidad de generación pasará de 187 megavatios en 2014 a 360 megavatios en el 2017, según Asocaña.

De la descomposición de los desechos orgánicos también es posible producir gas metano, que puede ser transformado en energía. “Al país le falta darse cuenta de que eso es una fuente importante de energía”, dice Andrés Taboada, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana de Energía.

Mareomotriz: en este caso, a partir del movimiento de las olas se puede producir energía limpia. En el país, la implementación de este tipo de tecnologías ha llegado solo hasta la formulación de proyectos. Según un estudio de la Upme, las costas colombianas tienen un potencial energético de 30 gigavatios.

Solar: esta es la fuente de energía más explorada en el país, después de la hidráulica. Pues, como se menciona anteriormente, varias empresas han optado por instalar paneles en sus establecimientos y los equipos han reducido su precio en un 80 por ciento desde el 2009.

Hidroeléctrica: aunque es la mayor fuente de energía del país, momentos de sequías como las vividas a causa del fenómeno del Niño pueden llevar a la escasez de energía.

Geotérmica: es energía proveniente del calor interior de la tierra. Hasta ahora, en Colombia no hay nada construido, “solo un proyecto de volcanes en Nariño”, comenta Marcela Bejarano, presidenta de la holding AB.

Genere su propia energía

Las zonas con los niveles más altos de radiación solar, como Cartagena o La Guajira, están implementando soluciones energéticas como la que instaló la Policía Metropolitana en Playa Blanca, en la isla de Barú. Pero no solo las instituciones tienen la responsabilidad de implementar alternativas limpias en el país, pues los hogares también pueden generar su propia energía desde su vivienda. “Mi casa funciona 100 por ciento con energía solar. Todos los días recibo uno o dos vecinos que vienen a preguntarme por la energía solar. Es aprovechar nuestras azoteas para generar nuestra propia energía; se puede empezar desde las luces de la casa, o de la vereda, e ir aumentando el sistema para terminar como mi casa, que se alimenta completamente de energías limpias”, cuenta Hugo Serrano, propietario de una casa autosostenible y fundador de la empresa Fuera de Red.

La generación distribuida se trata de eso, de que cada uno produzca energía en casa y que los excedentes vayan a la red eléctrica para así contribuir a un sistema más eficiente.

MARÍA CAMILA GONZÁLEZEscuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO

El iPod y el iPhone podrían funcionar con energía solar

27 May 2008 – 2:25 PM

El iPod y el iPhone podrían funcionar en el futuro con energía solar sin depender de cables y energías no renovables, gracias a una patente registrada por Apple.

Varios diarios de Estados Unidos afirman que Apple registró una patente para integrar células fotovoltaicas en aparatos electrónicos portátiles con pantallas de LCD.

El texto del registro explica que «las células solares instaladas en el aparato suministran la energía eléctrica necesaria para recargar las baterías».

En concreto, las células estarían ubicadas bajo las pantallas de LCD de estos aparatos, lo que convierte al teléfono móvil iPhone, cuya superficie está ocupada casi por completo por una pantalla táctil, en un buen candidato para esta nueva tecnología. Apple no ha realizado hasta el momento declaraciones sobre esta patente.

La integración de células fotovoltaicas solucionaría de una forma ecológica los problemas de alto consumo de aparatos electrónicos portátiles como los teléfonos móviles. La compañía, sin embargo, no es la primera en experimentar con esta tecnología.

El año pasado, el grupo estadounidense Motorola desarrolló una pantalla para teléfonos móviles que permite el paso de un 75 por ciento de la luz solar, lo que posibilitaría la instalación de células fotovoltaicas debajo de ella.

Por su parte, el operador de telefonía móvil Vodafone anunció en abril pasado planes para fabricar recargadores de móviles que funcionarían con energía solar dentro de su proyecto para reducir en un 50 por ciento sus emisiones de CO2 en 2020.

LA NUEVA PLANTA ESTARÁ LISTA EN SEPTIEMBRE

La granja de energía solar más grande de Colombia

El proyecto Celsia Solar, ubicado en Yumbo (Valle del Cauca), les suministrará energía a 8.000 viviendas y contará con 35.000 paneles que evitarán la emisión de unas 6.600 toneladas de CO2 al año.

Si el motor de desarrollo del pasado fueron los combustibles fósiles, hoy lo son las energías renovables. Al menos así quedó planteado en el Acuerdo de Cambio Climático firmado en París en el 2015. Tal vez, se atrevieron a decir algunos medios internacionales, el cambio más significativo que afectaría a América Latina en el futuro sería dejar de usar fuentes de energía fósiles (como petróleo, gas y carbón) para volver la mirada hacia las energías renovables.

Ese reto era mayúsculo para la región porque Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo y Colombia, México, Perú y Bolivia dependen del consumo de gasolina y gas.

A pesar de esto, en Colombia ya hay un camino adelantado en energías renovables. Así lo demostró el anuncio hecho durante esta semana sobre el proyecto Celsia Solar, una granja de 35.000 paneles solares en un terreno de 18 hectáreas. El proyecto, que tuvo un costo de US$11 millones, estará ubicado en Yumbo (Valle), comenzará a construirse en marzo y estará listo en seis meses.

Después de cuatro años de estudios de generación de energía a partir de la radiación solar, Celsia aseguró que se trata del primer proyecto de un plan de inversiones en energía solar liderado por la compañía de energía de Grupo Argos. La ambiciosa apuesta generará aproximadamente 16 GWh al año, lo que equivale al consumo básico mensual de energía de 8.000 viviendas.

Lo curioso es que esta inmensa granja solar, considerada la más extensa del país, se alzará sobre el terreno en el que hace casi 20 años operaba la planta térmica a base de carbón Termoyumbo. Para Ricardo Sierra, presidente de Celsia, este hecho es simbólico porque significa “la transición de la producción con un combustible fósil al futuro de las energías renovables”. Y añadió que “significa también que es fundamental contar con diferentes fuentes de generación para entregarle al país la matriz energética que necesita para su desarrollo, aprovechando la increíble diversidad de recursos con los que cuenta”.

Diversificar la matriz energética es una de las prioridades que debe tener el país en mente. Según la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME), la energía eléctrica es mayoritariamente limpia: 70 % hidráulica, 30 % térmica y 0,6 % son fuentes de energías renovables no convencionales. Esto ha posicionado a Colombia como uno de los sistemas eléctricos ambientalmente más sostenibles del mundo, de acuerdo con el EnergyTrilema Index 2015.

Sin embargo, no nos podemos fiar de este reconocimiento porque, al ser dependientes del agua, los fenómenos de variabilidad climática como El Niño o La Niña afectan el sistema por abundancia o por escasez. De hecho, durante el último fenómeno de El Niño, Colombia tuvo que enfrentar una de sus peores sequías en la historia. Los niveles de los embalses bajaron a tal punto que el país se vio obligado a prender las centrales térmicas, aumentar sus emisiones de carbono y dejar de ser un sistema limpio.

Para evitar ese estancamiento, una matriz energética diversa daría pie para abastecer la demanda necesaria cumpliendo con los objetivos ambientales del planeta. Con la Ley 1715 de 2014, Colombia dio el primer paso en esa dirección apuntándole a la inclusión de las renovables.

Como le dijo Sierra a El Espectador, esta ley es un hito para el sector eléctrico colombiano y tiene pros y contras. Para él, aunque la ley está bien orientada y recoge las mejores prácticas utilizadas en otros países, la aplicación de los beneficios tributarios establecidos es un compleja.

“Hemos identificado la necesidad de simplificar los procedimientos para que se puedan materializar oportunamente. Para ello es necesario racionalizar los requisitos de información en la etapa de preconstrucción y establecer un procedimiento único y centralizado ante el Estado, en cabeza de la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME)”, comentó Sierra.

Desde que Celsia arrancó los estudios para trabajar en energía solar con proyectos a pequeña escala descubrió, como comentó Ricardo Sierra, su presidente, que era un aprendizaje. Dijo que hoy prácticamente todo hay que importarlo, tanto en bienes como en servicios, pero han estado llegando al país enlaces comerciales y técnicos para el suministro de equipos y de personal especializado. “Se percibe que en el corto plazo ya se puede desencadenar una serie de proyectos en escala con tecnología mayor y con recursos nacionales”, aseguró.

Este tipo de proyectos son nuevos en el país, y si Colombia sigue rezagada en este campo es porque posiblemente no existen muchos incentivos al sector privado. Entonces el interés de las empresas privadas para meterles el diente a estos procesos es, como aclaró Sierra a El Espectador, lograr el entendimiento de las entidades para aprobarlos y permitir su ejecución. “Sucede diferente en el caso de las hídricas, donde la regulación, para su construcción, ya está totalmente procedimentada”.

Hoy Celsia dio ese salto y empezará a entregarles a sus clientes energía generada por el sol, un recurso abundante gracias a la privilegiada ubicación del país. En el proceso de construcción de Celsia Solar Yumbo trabajarán alrededor de 60 personas y cuando esté terminada, la operación demandará un equipo cercano a 10 personas.

“Con esta primera granja solar buscamos adquirir capacidades para el desarrollo de proyectos fotovoltaicos a gran escala en Colombia, Panamá y otros países de la región”, explicó Carlos Salazar, líder de ingeniería para el desarrollo de la compañía.

La inmensa granja, que ahorrará la emisión de unas 6.600 toneladas de CO2 a la atmósfera, se alinea con las buenas noticias que se han registrado en los últimos años sobre el clima mundial: las energías renovables registraron en 2015 un crecimiento récord de 8 % y los precios bajos del petróleo frenan las inversiones costosas de los grupos petroleros. En China, el consumo bajó en 2014 y 2015, a raíz de la desaceleración de la economía, pero también de la voluntad del Gobierno de luchar contra la contaminación del aire. No en vano, Pekín anunció recientemente la suspensión de casi todos los proyectos de centrales que operan con carbón.

Y en el país faltará que más empresas pasen del aprendizaje a la apropiación, como concluyó el presidente de Celsia, Ricardo Sierra. “El hecho de que estemos contando la noticia de Celsia significa que ya hay empresas listas, como nosotros, para liderar la penetración de estas nuevas energías en el país”.


Warning: session_start(): Cannot start session when headers already sent in /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-content/plugins/unyson/framework/helpers/class-fw-session.php on line 13

Warning: session_start(): Cannot start session when headers already sent in /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-content/plugins/unyson/framework/helpers/class-fw-session.php on line 13

Warning: session_start(): Cannot start session when headers already sent in /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-content/plugins/unyson/framework/helpers/class-fw-session.php on line 13