Aunque la Ley 1715 de 2014 que incentiva el uso de fuentes energéticas no convencionales no está bien reglamentada, algunas empresas en Antioquia ya le están apuntando a la instalación de paneles solares para reducir el consumo de electricidad.

En Medellín, por ejemplo, Estra que se dedica a la producción de elementos plásticos, o Bosi con su fabricación de calzado y accesorios, son algunas de las compañias que ya cuentan en sus instalaciones con paneles fotovoltáicos para reducir lo que gastan de energía en su operación.

Ahorro de energía

En el caso de Bosi, la empresa afirmó que ha podido reducir en un 40 por ciento el consumo convencional energético gracias a los paneles que instalaron en el techo de su planta de producción en el municipio de Itagüí.

De igual modo, el grupo Nutresa instaló una planta solar de 17.000 metros cuadrados que, aunque aún no ha entrado en operación, se calcula que podría suplir el 15 por ciento de la energía usada por esta industria.

Por su parte, los paneles solares que instalaron en Estra, fabricados por la empresa Erco, apenas pueden cubrir el tres por ciento del consumo energético. No obstante, debido a los procesos que lleva a cabo esta compañía, es más significativo que tomen la iniciativa de responsabilidad ambiental.

“Con la capacidad instalada podemos operar tres de las 22 máquinas inyectoras que tenemos. En términos prácticos se podría decir que con energía solar producimos 30 toneladas de plásticos, de las 450 que elaboramos al mes”, explicó Marcos Martínez, director de Proyectos de Estra.

Aunque en realidad la fábrica no tiene forma de saber qué alimentan con los paneles solares, si las máquinas, la iluminación en las oficinas o las computadoras de los empleados, sí se puede determinar que el ahorro al año es de 140.000 Kw/h.

Responsabilidad ambiental

Carlos Andrés Arredondo, docente del programa de ingeniería en energía de la Universidad de Medellín, calificó como loable lo que están haciendo estas empresas en materia de responsabilidad con el medio ambiente.

“La producción energética nacional depende en un 65 por ciento de hidroeléctricas. Hay que diversificar la canasta de alternativas, porque si no nos enfrentaremos a situaciones como los apagones ocasionados por el fenómeno del Niño”, expresó Arrendondo.

El docente señaló que, aunque los costos de fabricación de los paneles solares pueden ser elevados, a largo plazo la inversión retorna porque su vida útil supera los 20 años y su fuente de energía es inagotable.

Actualmente, EPM posee el 40 por ciento de las acciones de la compañía Erco, líder en instalaciones fotovoltáicas.