Error en la base de datos de WordPress: [INSERT command denied to user 'dbo671514944'@'74.208.59.74' for table 'bvlbg7j92eoptions']
INSERT INTO `bvlbg7j92eoptions` (`option_name`, `option_value`, `autoload`) VALUES ('_transient_wc_attribute_taxonomies', 'a:1:{i:0;O:8:\"stdClass\":6:{s:12:\"attribute_id\";s:1:\"1\";s:14:\"attribute_name\";s:5:\"color\";s:15:\"attribute_label\";s:5:\"color\";s:14:\"attribute_type\";s:6:\"select\";s:17:\"attribute_orderby\";s:10:\"menu_order\";s:16:\"attribute_public\";s:1:\"0\";}}', 'yes') ON DUPLICATE KEY UPDATE `option_name` = VALUES(`option_name`), `option_value` = VALUES(`option_value`), `autoload` = VALUES(`autoload`)

Error en la base de datos de WordPress: [INSERT command denied to user 'dbo671514944'@'74.208.59.74' for table 'bvlbg7j92eoptions']
INSERT INTO `bvlbg7j92eoptions` (`option_name`, `option_value`, `autoload`) VALUES ('_transient_timeout_wc_installing', '1568542521', 'no') ON DUPLICATE KEY UPDATE `option_name` = VALUES(`option_name`), `option_value` = VALUES(`option_value`), `autoload` = VALUES(`autoload`)

Error en la base de datos de WordPress: [INSERT command denied to user 'dbo671514944'@'74.208.59.74' for table 'bvlbg7j92eoptions']
INSERT INTO `bvlbg7j92eoptions` (`option_name`, `option_value`, `autoload`) VALUES ('_transient_wc_installing', 'yes', 'no') ON DUPLICATE KEY UPDATE `option_name` = VALUES(`option_name`), `option_value` = VALUES(`option_value`), `autoload` = VALUES(`autoload`)


Warning: session_start(): Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-includes/wp-db.php:1479) in /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-content/plugins/unyson/framework/includes/hooks.php on line 258

Warning: session_start(): Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-includes/wp-db.php:1479) in /homepages/29/d671441700/htdocs/app671504532/wp-content/plugins/unyson/framework/includes/hooks.php on line 258
julio 2017 - Solenergetica
  • Horarios de Atención: Lun - Sab 8:00 - 19:00
Cl 46 4-104 L201 Montería, Córdoba

Mes: julio 2017

2 posts

El mayor reto para las energías no convencionales es lograr su inclusión en la matriz de generación energética del Sistema Interconectado Nacional (SIN), así demostrarían su competitividad desde el punto de vista costo-beneficio.

La afirmación la hace Ricardo Sierra Fernández, presidente de Celsia, quien le explicó a Portafolio cómo es el desarrollo de sus proyectos en energía solar, los cuales han llegado a 92 en el país, sin contar las granjas solares que desarrollan en los departamentos de Valle del Cauca, Bolívar, Santander y César, así como en Panamá.

¿Por qué las energías no convencionales son estratégicas en la matriz?

El mayor desafío para el sector es lograr mantener la matriz con todas las fuentes de generación: hídrica, térmica, solar, y eólica. Ya se están dando pasos importantes como la Ley 1715, que tiene como objeto promover el desarrollo y uso de fuentes renovables no convencionales de energía dentro del sistema energético. 

En costo-beneficio, ¿por qué estas energías son la fórmula para atender las crisis energéticas?

Cumplen un papel importante. Sin embargo, hay que tener en cuenta que siguen siendo fuentes intermitentes, donde depende, de la radiación y del viento, factores que no se pueden controlar. Es por esto que vuelve a cobrar importancia el balance de la matriz energética para atender este tipo de crisis. 

¿Por qué Colombia es ideal para el desarrollo de estas energías? 

El país posee un potencial en cuanto a recursos naturales para la generación de energías alternativas. Pero las condiciones para proyectos renovables de gran escala aún no están dadas. Los que hay planteados en el país, en el caso de las fotovoltaicas son de hasta 20 MW (megavatios), y para mayores a ese tamaño hay que incurrir en una serie de costos que les quitan rentabilidad y, por ende, competitividad.

¿Cómo va el negocio en energía convencional?

Dentro del plan estratégico a 10 años contemplamos seguir con el negocio convencional de generación y distribución, donde hoy contamos en el país con 18 centrales hidráulicas y dos térmicas. Allí continuaremos operando, ya que son los pilares sobre los que hoy la compañía está fundamentada.

¿Por qué la apuesta por la no convencional?

La energía fotovoltaica, el almacenamiento de energía y la eficiencia energética son productos que están tomando una relevancia importante dentro de nuestro portafolio. Lo que queremos es explorar e ir abriéndoles camino a estas tecnologías en el mercado colombiano, que hoy tienen una baja penetración, pero en las que vemos una gran oportunidad en el futuro energético. 

¿Cuál es balance de Celsia en el desarrollo de la energía fotovoltaica?

En energías renovables se está imponiendo en el mundo los sistemas fotovoltaicos, en los cuales estamos haciendo mucho énfasis, aprovechando que Colombia es un país favorecido por el sol, por su ubicación geográfica. Actualmente, tenemos este producto muy desarrollado y estamos llegando principalmente a dos segmentos: hogares y empresas. Ya tenemos 92 clientes en el país, que son los pioneros en esta energía renovable, y estamos desarrollando la primera planta solar a gran escala. 

¿En proyectos, cómo va la tarea?

El principal proyecto de la compañía en generación solar son las denominadas plantas solares. La primera de ellas se está construyendo en Yumbo (Valle del Cauca). Este es de 9,9 MW, conformado por 35.000 paneles solares en un terreno de 18 hectáreas, que generará aproximadamente 16 GWh (gigavatios/hora) al año, lo que equivale al consumo básico mensual de energía de 8.000 viviendas y que evitarán la emisión de unas 6.600 toneladas de CO2 anualmente.

¿Cuáles son las inversiones en energía solar?

Celsia Solar Yumbo hace parte un de un ambicioso plan de inversiones en energía solar de la compañía, y que avanza a través del desarrollo de granjas de este tipo, en el territorio nacional. Además del Valle del Cauca poseemos en los departamentos de Bolívar, Santander y Cesar. En Panamá tenemos una en la provincia de Chiriquí. Estos proyectos generarían 250 MW de energía fotovoltaica en el mediano plazo.

¿En nuevos negocios?

En esta línea, Celsia definió un producto que consiste en sistemas fotovoltaicos de autogeneración para techos y suelos. Este producto tiene un inmenso potencial, porque les permite a nuestros clientes de los segmentos de ciudades, empresas y hogares suplir todas o parte de sus necesidades de electricidad. 

¿Cómo lo desarrollan?

En nuestro modelo, la compañía es dueña de los módulos y toda la infraestructura, y el cliente recibe y paga la energía consumida, pero se libera de su manejo y mantenimiento. 

¿En dónde los han implementado?

Del total, están operando cuatro. El primero es el centro comercial La Reserva, ubicado en Envigado (Antioquia), con 96 módulos y una capacidad instalada de 30,72 kWp (kilovatio hora pico). El segundo está en Intergrafic de Occidente, empresa localizada en Palmira (Valle del Cauca), el cual consta de 286 módulos con una capacidad de generar 75,8 kWp. 

El tercero, es la segunda fase de módulos solares en la Universidad Autónoma de Occidente, en Cali, en la que se pasó de 638 módulos a 1.546, incremento que le permitirá ampliar la demanda de energía del 5% al 14,8%, gracias a que todo el sistema pasará de generar 150 kWp a 402 kWp. Y el cuarto es la tienda Década 10, la más grande en accesorios, ropa y calzado en Tuluá, y en cuyo techo –con un área de 885 metros cuadrados– se instalaron 385 módulos fotovoltaicos, con una capacidad 100 kWp, los cuales producirán 137,600 kWh/año y cubrirá el 47% de su demanda energética.

Enfriar el aire con agua caliente. Ese es el principio que aplicaron investigadores de la Universidad Pontifica Bolivariana (UPB) para desarrollar un sistema de climatización de edificaciones que funciona con energía solar térmica.

¿Cómo funciona? Según César Isaza, docente investigador de la Facultad de Ingeniería Mecánica de la UPB, hay dos opciones para usar la energía solar en sistemas de enfriamiento. La primera es usar energía solar fotovoltaica, la cual capta la radiación solar con paneles y sirve para mover los motores de un aire acondicionado convencional.

 

La otra es la que usaron en el piloto realizado en el bloque 24 de la UPB con un ciclo de refrigeración por absorción. El funcionamiento del sistema de climatización aprovecha la energía solar mediante el uso de colectores solares térmicos, dispositivos ubicados en el techo del edificio que sirven para calentar agua a temperaturas que oscilan entre 40 °C y 50 °C.

“Un sistema convencional mueve un compresor, y esto gasta mucha energía; en este caso lo que se hace es aprovechar el calor para calentar una mezcla de bromuro de litio y agua. Al calentar el agua, esta se evapora a alta presión, y ese vapor luego se condensa y pasa a estado líquido para absorber el calor del lugar que voy a enfriar”, explicó Isaza.

La temperatura de agua helada que necesita un sistema de aire acondicionado convencional es de 7 °C, con lo que se logra una temperatura del ambiente de 22 °C, el promedio para enfriar un edificio.

Sin embargo, en la UPB combinaron otras tecnologías para que el sistema fuera más eficiente. “Para este caso usamos un techo radiante y esterillas de agua que se pegan al techo, por donde circula agua helada, que va a hacer las veces de sistema de enfriamiento dentro del edificio. Por esta razón, no es necesario alcanzar una temperatura del agua de 7 °C, sino que trabajamos alrededor de 10 °C a 12 °C, lo que hace que el sistema consuma menos energía”, contó el investigador.

Con esto se apuesta a optimizar los recursos, y contribuye a la construcción de edificaciones sostenibles con proyectos que sean aplicables a mediano y largo plazo para lograr construcciones con menor dependencia de la red de energía eléctrica.